cerrar
SALUD

Una investigación reciente nos muestra el secreto de la longevidad

La longevidad: ese gran misterio que nos permite vivir más en este mundo. ¿Existen secretos para alargar nuestra vida? Algunos afirman que todo se encuentra en una buena alimentación, la actividad física y la meditación, entre otras actividades para calmar al cuerpo y el espíritu.

De acuerdo a una reciente investigación, la dimensión del cuerpo de una persona no influye para nada en la longevidad. Eso es al menos la conclusión referente a los mamíferos dotados con sangre caliente, que es precisamente donde esta categorizado el ser humano.

Esta investigación afirma que los secretos de la longevidad se encuentran en el nivel de neuronas que predominan en la corteza del cerebro. Para Suzana Herculano-Houzel, esta condición es la que determina cerca del 75% de las variantes de la longevidad de todas las especies.

Tu tamaño de cuerpo y el consumo de energía no afectan a tu longevidad

El metabolismo del cuerpo y su respectivo tamaño solo representa un factor del 20% al 30% en relación a la longevidad. De manera que el secreto se encuentra en enfocarse en tener una excelente salud mental, donde el deterioro de las neuronas no sea tan agresivo.

La investigación tomó también como referencia al nivel de masa corporal de animales como aves y los comparó con los mamíferos no primates. La conclusión es que entre mayor sean las neuronas corticales, la especie alarga su nivel de vida, sin que sea esencial el consumo de energía que realiza el animal en relación a la dimensión de su cuerpo.

Actualmente se sabe que el ser humano tiene una cualidad que lo hace brillar frente a otras especies. Esta cualidad tiene que ver con el gran periodo entre niñez y adolescencia, a través de la cual se asimilan las interacciones sociales. Una condición estimada como una “rareza evolutiva”. En este periodo el crecimiento del cuerpo es más lento.

Los secretos se encuentran en la producción neuronal

Por eso, de cara a esta verdad, el artículo indica que si las especies animales tuvieran un periodo de vida de acuerdo a su tamaño, entonces los gorilas representarían a los habitantes más longevos del planeta. Lo cual no es cierto. La “rareza evolutiva” del ser humano impacta sobre el número de neuronas que alcanzará al llegar a su madurez sexual.

Suzana Herculano-Houzel afirma que el periodo de vida que alcanza el ser humano se encuentra en el nivel de producción de neuronas creadas desde su infancia hasta su madurez. Y es que este nivel de neuronas también le concede al ser humano la oportunidad de tener nuevas experiencias y relacionarse con el medioambiente.

De modo que en materia de secretos, la investigadora argumenta que mantener una mente activa y permitir que las neuronas estén ocupadas, puede lograr estimular el estilo vida de una persona y tener una mejor salud.

 

Etiquetas: