Rusia también manipulará bebes genéticamente

La palabra CRISPR es una sigla que significa en inglés Clustered Regularly Interspaced Short Palindromic Repeats. Sin más y sin menos, representa lo que es la modificación genética en embriones. Y sí, Rusia también ha decidido sumarse a esta estrategia.

Al momento, existe un conteo de nueves intervenciones de CRISPR en el gobierno de China. Existe otra que se practicó en Estados Unidos y una más en Inglaterra. Este método de intervención genética que puede ser usado tanto para bien, como para mal. Se trata de una espada de doble filo.

Uno de los biólogos moleculares de Rusia, el señor Denis Rebrikov ha afirmado que se implantarán embriones modificados en las mujeres. Se espera que para finales de año, se posean todos los permisos para efectuar este trabajo. En caso de ser así, Rusía traspasaría la denominada “línea roja” en el mundo de la edición genética.

La modificación se enfocaría en el virus del VIH

Por lo visto, el enfoque de la edición genética se estaría enfocado en el gen CCR5. Este gen fue editado anteriormente en el denominado caso de las gemelas chinas. Este gen, busca ante todo permitir que las personas nacidas de padres con VIH estén al margen de esta enfermedad.

Sin embargo, de acuerdo a estudios, la probabilidad de que un padre transmita dicho virus a un hijo es bastante mínimo. Muchos genetistas han afirmado que se trata de un tipo de modificación que no tiene fundamento, que no tiene sentido.

De acuerdo al biólogo molecular Rebrikov, Rusía realizará estos experimentos directamente con las madres. De esa manera se trataría de una intervención científica mucho más responsable y éticamente más aceptable.

Jennifer Doudna, quien es una de las fundadoras del CRISPR, este tipo de trabajo no resulta sorprendente. La mujer anuncia que la tecnología actual no está optimizada para asumir este tipo de edición genética.

Una investigación a cargo del centro de fertilidad más grande del país

Por lo visto, tal como lo lidera Rebrikov, Rusia sí está enfocada en continuar trabajando con el tema de la edición genética. El asunto de fondo es que existe un denominado “limbo” legal, que impide que se empiece a trabajar directamente en este campo. Lo que se conoce como reproducción asistida, no entra en juego con este estilo de investigaciones.

El biólogo molecular Rebrikov está a cargo del Centro Nacional de Investigación Médica  Kulkov para Obstetricia, Ginecología y Perinatología; centro médico que se ubica en Moscú y es considerado como el más grande que posee esta nación. Esta institución, ha llegado a un convenio con uno de los centros de estudio en materia de VIH más importantes de Moscú.

De ahí saldrán las mujeres que afrontarán el CRISPR. Lo que aún no está confirmado es si este tipo de investigación y prueba científica se encuentra avalado por el mismo gobierno de Rusia. De manera que no se sabe si habrá sanciones por ello.

Se opina que no será posible

Konstantin Severinov, quien está a cargo del programa de edición genética del país, afirma que es poco probable que se llegue a realizar este tipo de prueba científica. En ello influye enormemente todo lo que representa la Iglesia Ortodoxa. Sin embargo, este mismo hombre argumenta sentirse resignado, en tanto la modificación genética es un campo que definirá el futuro de la ciencia.