cerrar
NATURALEZA

Queda demostrado que los desechos de fruta no se diluyen con facilidad

Generalmente se suele pensar que los desechos de fruta, tienen la gran virtud de descomponerse por sí solos, en medio de la naturaleza, hasta que se convierten en abono para su entorno. Pues por lo visto, una investigación reciente niega por completo esa idea.

Los guardabosques que trabajan en el Glacier National Park, que se encuentra ubicado en los Estados Unidos, han estado pidiendo a los visitantes de este esplendido lugar, que no se olviden de recoger sus restos de comida. Ya que resulta mejor dejar los desechos de fruta en los mismos basureros.

Con un mensaje publicado en Facebook, que fue compartido más de 50.000 veces en poco tiempo, la red social de este parque indicó que: “Los desechos naturales no van a descomponerse tan rápidamente”. Un mensaje que se complementa con una explicación donde se describe que si los animales no devoran dichos desechos, el proceso se alargará durante mucho tiempo.

Una banana tarda 2 años en descomponerse

De acuerdo a los guardabosques, existen frutas que se demoran años en descomponerse. Y en ello influyen bastante las condiciones del ambiente y el mismo clima. Sólo basta con analizar la cascara de banana, cuyo periodo de descomposición puede alargarse hasta los dos años. Los restos de manzana sin embargo sí se descomponen en un periodo considerablemente corto: dos meses.

Para lograr una mejor difusión de este mensaje, los guardabosques y el equipo de trabajo del Glacier National Park crearon un artículo donde se reflexiona a fondo sobre la descomposición de estos desechos. Este artículo fue titulado como “Cazadores de mitos, edición de banana y corazón de manzana”.

Uno de los temas que trata este artículo es el referente al origen de las frutas. Al no ser frutas nativas del país, el proceso de descomposición es del todo distinto. Además, en ciertas ocasiones pueden llegar a ser no tan naturales, debido a los conservantes u otros químicos que puedan tener.

¿Te gustaría visitar un parque lleno de desechos frutales en descomposición?

El asunto de fondo es que si la misma vida silvestre no se hace cargo de aportar en la descomposición, de manera natural y bajo el efecto del tiempo, el proceso se alarga. Además, se reflexionó en este artículo sobre el modo en que dichos desechos de fruta pueden afectar a las carreteras y caminos del parque.

Por ejemplo, si arrojas una cascara de banana a una carretera, es probable que un ciervo o un conejo decida aprovechar este residuo como su alimento. Pero, ¿no has pensando en lo que podría ocurrir si un auto pasa justo en el momento en que se está dando su banquete?

Más allá del proceso de descomposición, se encuentra el fenómeno de cómo las semillas pueden llegar a germinar plantas que no son autóctonas. Y por último se encuentra el hecho de que a no todos les encantaría que un parque tan fascinante como el Glacier National Park este inundado de desechos. Piensa en si es eso lo que te gustaría descubrir al visitar un lugar como ese.

Etiquetas: