¿Qué ocurriría si un dron impacta contra un avión en vuelo?

El dron ha sido una de las grandes invenciones del presente siglo. Claro, muchos asocian el concepto del dron como una novedad para ser disfrutada igual que una cometa. Está claro que ese representa el mayor sector de comercio de esta genial invención, pero no es la única.

Por ejemplo, se espera que a lo largo de este siglo, la implementación de los drones sirva para la entrega del correo o el envío de la comida rápida. ¿Sería sensacional, no? Claro que lo es. Aunque desde ya algunos empiezan a plantearse sobre el peligro que representa el uso masivo del dron.

Uno de los grandes miedos, por lo menos hipotético, es el miedo a que un dron pueda generar impacto sobre un avión. Es un miedo injustificado, porque actualmente los drones no alcanzan una altura mínima de 10 kilómetros, que es la altura que usualmente adquiere un avión.

Pero… ¿Qué pasaria?

En el momento existen muchas políticas de espacio aéreo que impiden que los drones vuelen a semejantes altura. Tal vez los únicos que tengan derecho a darle dicho uso sean las instituciones militares del planeta, pero esa ya es otra cuestión. De hecho, el miedo al impacto de un dron frente a un avión se plantea desde la posibilidad de que un grupo terrorista tenga un dron de dicho calibre.

Entonces, volvemos a la pregunta clave: ¿qué pasaría entonces si un dron logra crear un impacto contra un avión? De acuerdo a un equipo de investigación de la Universidad de Dayton, el resultado no siempre deja inmune a la aeronave comercial. Ya que aquí entra en juego la velocidad misma que tiene el avión.

Para llegar a esta respuesta, los científicos a cargo de la investigación simularon un coche entre un avión y un dron a una velocidad de 383 kilómetros por hora. Para ello, utilizaron un cuadricóptero DJI Phantom 2. Este dron tiene un peso de 1 kilo. Al ser lanzado sobre el ala de un avión Mooney M20 (que no es un avión muy avanzado) se generó un fuerte impacto.

El resultado de esta prueba es alarmante

En primer lugar se percibió que el dron no logró romperse tras el impacto. En cambio, sí logró formar un agujero en su ala principal, más exactamente en su mástil principal. Si quieres ver el resultado de este experimento, puedes hacerlo a través del siguiente video:

El problema de fondo que te hace reflexionar el anterior video, es que los drones actuales están siendo desarrollados con características óptimas en materia de resistencia. Se trata de una unidad que tiene un desempeño compacto, por lo que un duro golpe no es suficiente para destruir su integridad.

Eso lo convierte prácticamente en un peligro, en una dura roca que puede atrofiar la superficie de un alerón y permitir que el avión se venga abajo. Ahora piense lo que podría ocurrir en el caso de que el dron colisionara contra la misma turbina del avión.

La finalidad de este estudio, busca convertirse en una referencia de porqué los drones actuales deberían desarrollarse con un tipo de resistencia inferior. Por lo menos en lo que tiene que ver con los drones comercializados para puro entretenimiento.