cerrar
CIENCIA

¿Qué ocurrirá con el sol cuando se apague?

El sol es el astro más poderoso de nuestro sistema solar. De acuerdo a la ciencia, el sol se apagará al cabo de 10.000 millones de años. De aquí a ese tiempo, es posible que no quede rastro alguno de la civilización humana, pese a que es más seguro que el planeta continúe existiendo.

Claro, para nosotros como mortales de este planeta, el sol parece un astro abominable, de un poder infinito, capaz de proporcionar la suficiente energía para mantener la vida de la Tierra. Sin embargo, en astronomía, el sol es visto como un astro “mediocre”. Sí, porque su potencial no es comparable al de otros astros.

De hecho por lo mismo, su periodo de vida es bastante corto, teniendo en cuenta además que la ciencia ha calculado que su edad actual es de unos 4.600 millones de años. El astro se hace cargo de quemar hidrogeno de manera constante. Esto quiere decir que en la zona de su núcleo se genera una temperatura de nos 15 millones de grados.

La combustión entre el hidrógeno y el helio

El hidrogeno es el principal elemento que aporta en su naturaleza para producir el helio. Pero, con el paso de los millones de años, la quema de hidrogeno conllevará a que el sol aumente su tamaño. Es algo que de hecho está ocurriendo en este momento y que le ha permitido a este astro adquirir un tamaño superior. Se estima que su crecimiento es de un 20%.

Solo cuando se logre agotar el hidrogeno que le sirve de combustión, el sol entrará en su fase final de vida. Para entonces faltan alrededor de 5.000 millones de años. Cuando llegue esa fecha, el astro ingresa a una fase que es denominada como gigante roja y es cuando empieza a quemar el helio.

Cuando esto ocurra, el núcleo del sol tenderá a comprimirse. El sol mantenía hasta entonces su vida, porque en esta misma existen dos fuerzas, que al oponerse, le otorgan vida. La primera de esas fuerzas tiene que ver con la masa de la estrella que empuja hacia dentro desde la gravedad cero.

El nivel de la temperatura incrementará enormemente

En cambio, por otro lado se encuentra la fusión nuclear que es la que genera energía, gestando una presión hacia fuera. El asunto es que cuando el hidrogeno se extinga por completo, la energía que pujaba hacia afuera, lo hará hacia dentro y entonces el núcleo no soportará más la situación y colapsará.

Al establecerse la contracción, el núcleo tenderá a calentarse de manera exponencial. Y es justo ese calentamiento lo que empezará a quemar por completo el nivel de helio que aún posee este astro, que es también clasificado como una estrella de acuerdo a la ciencia.

El calor generado para entonces, logrará que en núcleo del sol se continúe devorando el helio, mientras que en la zona exterior el hidrogeno también hará combustión. Lo que ocurre entonces que en el corazón del sol, este arderá a grandes temperaturas, mientras en la zona exterior se quema el hidrogeno.

El sol obtendrá un tamaño de hasta 200 veces de su condición actual

El sol adquiere en ese punto su color rojo intenso. Porque es un color que entra en contraste entre la combustión del núcleo y el efecto de las capas exteriores que son en las que se efectúa el impacto del hidrogeno. El sol comenzará entonces un proceso de expansión enorme en el espacio.

Lo que aún desconoce la ciencia es el efecto real que tendrá dicha expansión. Aún se desconoce qué tan devastador vaya a ser el efecto de la explosión y el grado de impacto que tendrá sobre el sistema solar. Lo que se tiene estimado es que el sol alcanzará un tamaño que podría ser hasta unas 200 veces del que representa en el momento.

De esa manera, sí está claro que podría devorarse a la Tierra, aunque algunos científicos aseguran que el tamaño podría solo devorar a Mercurio y Venus. Para ese entonces, desde mucho antes que se genere la explosión, ya la Tierra y otros planetas afrontarán cambios tremendos en su biosfera, como fruto de las altas temperaturas acontecidas entre la combustión del hidrogeno y el helio.

La batalla entre helio e hidrógeno continúa

Se estima que la vida en el planeta Tierra para entonces ya podrá ser declarada del todo extinta, tal como lo representa hoy en día un planeta tan próximo al sol como lo es Mercurio. El asunto es que el efecto de la expansión del sol, viene acompañado con el proceso comprimirse de este mismo.

Lo que ocurrirá es que el astro empezará a tener un ritmo de vida similar al de un corazón. Palpitará expandiéndose y comprimiéndose debido a la combustión que genera el helio y el hidrogeno. Al final, la ciencia estima que se llegará un punto en que este fenómeno desatará una nebulosa planetaria.

Es decir, el astro quedará envuelto en una nube de gas y polvo, con forma de anillo. Mientras tanto, en el centro de esta nube, quedará una esfera muy pequeña que es denominada como enana blanca. En este punto se habla de que el sol adquiere la belleza de una estrella que demorará unos miles de años en apagarse por completo