¿Qué mecanismo usan los animales para respirar bajo el agua?

Mucha gente cree que los animales acuáticos no necesitan respirar bajo el agua, pero no es cierto. En realidad, tienen la capacidad de obtener oxígeno del agua. A diferencia de los seres terrestres que lo consiguen del aire.

Hace millones de años, la vida en el planeta tierra se inicio en los mares. Entonces, todos los seres vivos tenían la capacidad de respirar bajo el agua. Con la evolución natural de los seres vivos, esta facultad se fue sustituyendo para muchas criaturas que empezaron a habitar fuera de los de los mares, ríos y aguas.

Hoy en día todavía quedan muchas especies acuáticas que logran extraer oxígeno del H2O. ¿Cómo lo hacen? Utilizan un sistema anatómico que carece de pulmones. Para extraer el oxígeno necesario del agua cuentan con órganos llamados branquias.

El oxígeno presente en el agua

El oxígeno está presente en la propia fórmula química del agua: H2O. Esto se traduce como una combinación de hidrógeno con oxígeno. El asunto es como los organismos marinos obtienen esa molécula de oxígeno y la usan en su metabolismo corporal. Para ello utilizan sus branquias.

Ciertos animales marinos, como por ejemplo las medusas, absorben el oxígeno por medio de su piel. Además, cuentan con una cavidad gastrovascular. ¿Qué significa esto? Pues, que su sistema digestivo se combina con el sanguíneo. Esto quiere decir que no respiran, sino que obtienen el oxígeno por “digestión.

El método que emplean las medusas es el que usaron las primeras formas de vida en la tierra.

Otros animales que usan la difusión del oxígeno

La manera de obtener oxígeno antes descrita ― a través de la piel o por digestión― se llama difusión. Hay animales, como las estrellas de mar, que consiguen oxígeno gracias a las protuberancias de su piel. Por ello, tienen una textura tan porosa, ya que así captan más oxígeno del agua.

Un caso muy extraño es el de los erizos y algunos pepinos de mar. Estos también combinan el sistema gástrico con la anatomía para obtener oxígeno. Cuentan con una estructura cerca del ano que capta el oxígeno. ¡Si, por extraño que parezca «respiran» por el ano!

Los peces y el sistema de branquias

Los peces cuentan con el sistema ideal para obtener oxígeno del agua. Estos animales cuentan con una red de vasos sanguíneos branquiales que captan el oxígeno y luego lo distribuyen por el cuerpo.

Hay que decir que las branquias están en contacto directo con el agua. Las branquias logran adaptarse a cada espacie de pez. No son iguales las de un atún a las de un pez de pequeño tamaño.

Además, esta capacidad de adaptación es la responsable de que los filamentos branquiales puedan volverse más densos. De esta forma pueden filtrar agentes contaminantes presentes en el agua.