cerrar
NATURALEZA

Proponen eliminar los filtros del tabaco, para evitar la contaminación de las colillas

Los filtros del tabaco llenan de basura las calles de todas las ciudades. A nivel mundial, el tabaco es uno de los productos más vendidos. Y es curioso que así sea. Puesto que se sabe que los cigarrillos son realmente perjudiciales para la salud del ser humano. Ni siquiera las advertencias que se colocan en las cajas de cigarrillo parecen tener efecto.

¿Cuándo fue la última vez que tuviste una caja de cigarrillos en tus manos? ¿Te horrorizaste al ver la imagen de unos pulmones destruidos por el efecto del tabaco? Ni esas imágenes son suficientes para alertar a los consumidores sobre el efecto nocivo del tabaco para la salud del ser humano.

Muy a pesar de estas campañas a favor de la salud por parte de las mismas tabacaleras, la industria se mantiene. Pero, ahora, las empresas de este sector podrían estar a punto de enfrentar una revolución respecto a la comercialización de los cigarrillos. ¿Te imaginas que una nueva generación de cigarrillos llegue sin su tradicional filtro?

Una investigación liderada por científicos americanos y británicos

Pues eso es lo que están proponiendo un grupo de científicos de los Estados Unidos y Reino Unido. ¿Por qué? ¿Cuál sería la razón que permitiría instaurar una legislación semejante? La cuestión de fondo tras esta posible legislación recae en el nivel de contaminación que están produciendo los filtros. Se estima que anualmente son billones las colillas que son tiradas al suelo por los consumidores.

De ser aprobada una legislación que anule la producción de cigarrillos con filtros, se daría un enorme paso en erradicar la contaminación global. Muchos de los filtros que son consumidos en las zonas costeras terminan en el mar. Y esto representa un daño ecológico casi tan certero a lo que suponen los desechos plásticos.

De acuerdo a la Universidad Estatal de San Diego en los Estados Unidos, en asociación con la London School of Hygiene & Tropical Medicine del Reino Unido, el filtro es una de las partes del cigarrillo que menos efecto tienen. Según el punto de vista de los científicos, este filtro es ubicado para abaratar el costo del producto y generar la ilusión de que el consumidor cuenta con mayor tabaco.

Los filtros del tabaco están desarrollados en acetato de celulosa

Es decir, el filtro representa una sección que debería contener parte del tabaco. Además, se justifica que su razón de ser es la de permitir un mejor consumo del tabaco y favorecer la usabilidad del cigarrillo. De acuerdo al investigador Thomas Novotny, nada de esto es verdad.

Lo que sí es verdad es que el filtro suele ser desarrollado por una categoría de bioplástico. Su nombre concreto es el acetato de celulosa, por lo que en esencia, esta industria aporta a la contaminación plástica que afronta actualmente el planeta. Así que tras consumido un cigarrillo, el filtro pasa a convertirse en un producto que tardará muchos años en llegar a degradarse.

Lanzar las colillas de los cigarrillos genera un tipo de contaminación que muchas veces pasa desapercibida. Pero si sales ahora mismo a la calle, es probable que en rango de cien metros llegues a contabilizar un gran número de colillas. A esto hay que sumarle que en muchas ocasiones, estos filtros impiden el crecimiento de ciertas plantas.

El filtro nació en la década de 1950

O bien, se van acumulando y acumulando, hasta que llegan a convertirse en islas flotantes de las alcantarillas y los ríos. Se estima que la degradación de una sola colilla de tabaco, puede tardar al menos una década. En ciertas condiciones los filtros del tabaco se degrada con muchísima facilidad. Pero en la mayoría de las veces no.

Los investigadores a cargo, afirman que el nacimiento del filtro aconteció como fruto de una mentira. Su origen data de la década de los años 50. La justificación de su existencia se basaba en que el filtro se convierte en una solución perfecta para absorber el nivel de alquitrán de la nicotina, evitando así el cáncer de pulmón.

Se trata de un argumento que en realidad es un mito, pensando en justificar un mejor aprovechamiento del recurso del tabaco. Al final, resulta menos costoso agregar un filtro, que rellenar esos escasos centímetros en tabaco en la totalidad del cigarrillo.

Sería una solución que aportaría al planeta

Lo que plantea el equipo de científicos a cargo es generar una ley que establezca la retirada por completo de los filtros del tabaco, tal como lo pretende realizar la Unión Europea para el año del 2021 de retirar un gran número de productos plásticos.

¿Será posible que las empresas de tabaco se acojan a esta nueva estrategia? Se trataría de una legislación que cambiaría para siempre la industria del tabaco, como también al modo en que los consumidores se acercan a este producto. Habría que esperar a ver si el peso de las instituciones gubernamentales es lo suficientemente reacio como para hacerle frente al poder de esta industria.