¿Por qué se producen las superlunas?

A muchas personas les encanta presenciar una luna llena, por el brillo particular y gran tamaño que la Luna adquiere durante esta fase. Sin embargo, tanto brillo como tamaño pueden llegar a ser aún mayores durante las superlunas. ¿Has visto una alguna vez?

Durante una superluna, la Luna que conocemos se muestra un 14% más grande y un 30% más brillante. Si aún no has presenciado este fenómeno astronómico, en nuestro hemisferio lo podrás comprobar cada 19 y 20 de febrero.

Como en el hemisferio norte este suceso se da durante el final del invierno, momento en el que aún hay ventistas y heladas, la NASA le ha dado a esta luna un nombre todavía más largo: Superluna de Nieve.

¿Qué se requiere para que aparezcan las superlunas?

Una superluna no está entre los fenómenos más extraños que se pueden dar en el espacio, no obstante, hay que admitir que la belleza de este evento reclama siempre una atención especial.

La observación científica ceñida ha ayudado a determinar cuáles son las razones por las que una superluna puede aparecer.

Sabemos de toda la vida que la Luna gira alrededor de la Tierra, pero no siempre tenemos presente que este satélite vecino no traza exactamente una circunferencia en torno a nuestro planeta, sino que se desplaza a modo de elipsis. Por lo tanto, en algunos puntos de su viaje la Luna está más cerca de la Tierra, y en otros más lejos.

Para las fases lunares hay que considerar además no solo la posición que la Luna tiene con respecto a la Tierra, sino también la posición que aquella mantiene con respecto al Sol.

De este modo, la Luna está llena cuando esta se alinea en el lado opuesto de la tierra, tomando como punto de partida el sol.

Para entender por qué se presenta una superluna basta entonces con precisar que en algunas ocasiones dos situaciones bastante particulares llegan a coincidir, dando origen a esa extraordinaria esfera blanca que vemos en el cielo nocturno.

Para que una superluna aparezca es necesario que una luna llena se encuentre en el perigeo, es decir, en el punto de la elipsis más cercano a la Tierra. La ciencia ha estimado que esta distancia es de unos 363.300 kilómetros.

En el ciclo elíptico natural de la luna, esta llega a alcanzar su perigeo una vez cada 27 días.

¿Qué podemos observar durante las superlunas?

Como la Luna está más cerca de la Tierra, cuando esta se encuentra en su fase de superluna, lo que podemos apreciar es al satélite con una dimensión bastante mayor a la habitual.

Incluso si este tamaño irregular de la luna pasa desapercibido por algunos, difícilmente se podrá ignorar la fuerza de brillo de una superluna. Respecto a esto, la NASA ha explicado que esta fase de la luna es mucho más brillante porque refleja con mayor intensidad los rayos del sol.

La Nasa también ha aclarado que el aumento significativo de tamaño de una superluna no se traduce en un incremento de mareas altas ni de maremotos, por lo que durante una superluna no verás desastres ni nada fuera de lo normal.

Ahora que ya sabes lo que es una superluna, ya puedes sentarte frente a tu ventana para capturar el momento especial en que una aparezca frente a ti en la bóveda nocturna.

Esta página usa cookies publicitarias y procesa tu información para mostrar anuncios personalizados. Más detalles sobre cookies aquí y nuestra política de privacidad aquí. ACEPTO