¿Por qué no debes dormir con tú móvil cerca?

Múltiples procesos importantes del desarrollo humano ocurren durante el sueño. Y por lo tanto, resulta indispensable eliminar los factores que disminuyen la calidad del reposo nocturno.

Es por esto que en repetidas oportunidades varios expertos han señalado que dormir con el celular, la tablet o el iPad cerca de la almohada puede afectar negativamente a la salud. Y que se trata de un hábito que hay que evitar por todos los medios.

Pero a diferencia de lo que muchos piensan, la razón principal de esta advertencia no es la radiación del equipo electrónico, sino la luz.

El reloj biológico del cuerpo humano obedece diariamente las instrucciones de un ciclo que se conoce con el nombre de ritmo circadiano. Uno de los principales factores que regula este ciclo es la luz. En especial, la luminiscencia del cielo.

Nuestro cuerpo está programado para empezar a segregar sustancias cuando los niveles de luminosidad descienden. La melatonina, por ejemplo, es la hormona que induce el estado fisiológico del sueño. La que nos hace sentir con los párpados pesados y prestos a recostarnos en el lecho más próximo cuando la noche cae.

 

Lo que dicen los científicos

Pruebas realizadas por el Centro de Investigación Lumínica de Nueva York han permitido comprobar que la luz artificial tiene la capacidad de reducir drásticamente los niveles de melatonina secretados por el organismo.

Durante la investigación se ha observado que a medida que la intensidad de la luz del día cae, y el cielo se va tornando rojizo, la producción de melatonina empieza a crecer. El proceso inverso se da cuando el espectro de luz azul es el predominante. Si la luz azul permanece, no hay melatonina.

El problema del asunto está en que, como este estudio lo señala, la luz que producen la mayoría de los equipos digitales en la actualidad tienen características muy similares a las de la luz azul del cielo. De modo que se trata de una luminiscencia que, sin ser dañina ella misma, puede causar efectos contraproducentes.

El peor de todos es la interrupción del ciclo circadiano y la interrupción del sueño. La fase de sueño profundo se estima que comienza 45 minutos después de iniciar el reposo. Ahí es cuando la producción de melatonina llega a su pico mayor.

Pero con el móvil activo, ese pico podría no ser alcanzado. Ya que la longitud de onda de la luz artificial es capaz de hacer que el sistema nervioso se relaje lo suficiente, para llevar al individuo hasta el sueño profundo.

Aunque no dormir bien puede parecerle tonto a algunas personas, la Organización Mundial para la Salud ha señalado que dormir una hora menos puede traducirse en una pérdida grave de la concentración durante la jornada diurna.

Adicionalmente, la falta de sueño prolongada puede llevar al individuo insomne a desarrollar padecimientos neurológicos graves, y otras enfermedades de alto riesgo, como el cáncer y la diabetes.

Algunos consejos

 Lo más recomendable para evadir los efectos negativos del uso del móvil y otros dispositivos digitales es no usarlos cuando se está en la cama. Algunos expertos recomiendan incluso dejar de usar el móvil 45 minutos antes de acostarse.

Cambiar la configuración de tu smartphone a modo nocturno (para que la luminosidad del móvil adquiera tonos más suaves), durante las últimas horas de actividad de tu jornada es otro consejo útil. Esta estrategia, según el experto español en cronobiología Juan Antonio Madrid, es una de las más efectivas para propiciar el sueño.

Sigue estos consejos y duerme como un rey.

Esta página usa cookies publicitarias y procesa tu información para mostrar anuncios personalizados. Más detalles sobre cookies aquí y nuestra política de privacidad aquí. ACEPTO