cerrar
NATURALEZA

No se podrá comerciar nunca más con elefantes vivos para zoos o circos

Los elefantes: esa especie que tanta polémica genera en los zoos y circos. Pues bien, una nueva noticia respecto a esta especie tiene emocionada a la comunidad ecologista y animalista del planeta. De acuerdo a la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora (CITES), se ha estipulado una nueva ley a favor de los elefantes.

Tanto la CITES como la Unión Europea se reunieron para analizar algunas de las regulaciones que se le está dando a las especies y a la misma flora mundial. La CITES, que actualmente está conformada por 182 países, avaló la propuesta de limitar la exportación de elefantes que vayan a ser usados en circos o zoológicos. Una limitación estricta que solo puede saltarse en casos excepcionales.

En España, el Ministerio para la Transición Ecológica ha indicado que para que a nivel nacional se pueda realizar transporte de elefantes vivos, tienen que estar avalados por el Comité de Fauna y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Esto quiere decir, que se han creado legislaciones fuertes para que esta especie animal sea tratada con mucho más respeto.

1.774 ejemplares exportados desde 1990

Históricamente, los elefantes es una de las especies más explotadas en materia de entretenimiento. Son muchos los circos que acuden a este animal para explotar su inteligencia y exhibirlos a manera de iconos que aluden a la grandeza del reino animal. Esto ha conllevado en muchas ocasiones que sean tratados en condiciones muy precarias.

Tal como indica Frank Pope, quien es el presidente e Save the Elephants, esta normativa adoptada aporta al bienestar de los elefantes y evita el secuestro de crías para ser llevadas a los zoos. Se trata de un paso muy importante para dignificar a esta especie que a lo largo de las décadas ha sido motivo de sensación entre cazadores y empresarios de circos.

De acuerdo a las cifras, nada más entre la década de 1990 hasta el año del 2017, alrededor de unos 1.774 elefantes fueron extraídos de su ambiente natural para ser llevados al extranjero. Se estima que 583 de estos animales fueron a tener presencia en circos y lugares de exhibición. Y al menos unos 331 fueron a dar en zoos de Estados Unidos, México y China.

África es el principal exportador de elefantes

El comercio de estos animales ha venido aumentando significativamente en los últimos años, lo cual deteriora por sí mismo el destino de los elefantes y sus condiciones de vida. La explotación de los elefantes es bastante fuerte en la zona del continente africano, donde aún se preserva un gran número de especies.

Sin embargo, son precisamente los países africanos los que son más propensos a exportar a esta especie. En Zimbabue, existen alrededor de unos 80.000 elefantes, mientras que en Botsuana la cifra asciende a los 130.000. El asunto de prioridad en estos países, de cara a estos animales, es el modo en que se debe controlar el territorio animal y el escenario en el que viven las comunidades del ser humano.

Lo que ocurre es que los elefantes pueden llegar a atacar los asentamientos de las comunidades, destruyendo sus campos de cultivos, como también a las mismas personas. Ha sido precisamente este fenómeno lo que ha justificado la exportación de estos animales, lo mismo que la cacería deportiva.

Condiciones de vida miserables para los elefantes

El otro fenómeno que aporta precisamente a la explotación de los elefantes es precisamente que las personas acuden a saciar su curiosidad a través de los centros de exhibición o los mismos circos. La economía que se construye en torno a esta especie está muy bien fundamentada y es necesario cambiar los factores y valores que se tienen frente a esta especie para que su destino sea más positivo.

De acuerdo a los científicos, los elefantes son una especie que se caracteriza por tener una gran sensibilidad frente a sus emociones. Es un tipo de especie que siente alegría cuando está junto a sus familiares, como también nostalgia y dolor cuando son separados de sus comunidades.

La experta en elefantes Joyce Poole, afirma que esta es una especie que sufre enormemente en materia de daño físico y psicológico, dada las técnicas que adopta el ser humano para lograr domar su comportamiento. Esto, sumando a las condiciones miserables de vida a las que son sometidos, recrudece el estilo de vida de los elefantes.

El inicio de una nueva era

De modo que la decisión tomada por la CITES y la Unión Europea, da una luz de esperanza para que estos animales sean tratados de manera amable, respetando sus derechos como especie. En la época de 1930 se calculaba que la cifra de elefantes africanos era de un máximo de 10 millones de ejemplares.

Hoy en día se habla de un total de medio millón de elefantes. De acuerdo al censo efectuado en el 2016 se contabilizó la existencia de alrededor de 350.000 elefantes. La nueva era instaurada con esta legislación, aportará en mucho a que la conservación de esta especie se mantenga