La mayor erupción volcánica de nuestra era ocurrió en argentina

De acuerdo a un estudio moderno de la geología argentina, fue precisamente en dicho país donde se efectuó una de las mayores erupciones en la historia de los volcanes del planeta. Es una de las erupciones que fue registrada hace unos 5.000 años. Y aunque su antigüedad insinúe demasiado tiempo: está categorizada como una erupción volcánica de nuestra era.

Este volcán es denominado como el Complejo Volcánico de Cerro Blanco. Se encuentra ubicado en la región del extremo sur, en el altiplano andino. La fecha de la erupción exacta sería de hace 4.200 años. Pero se habla de 5.000 años, porque es el periodo de las erupciones que ocurrieron en el planeta.

Y la razón por la que es considerada como una de las erupciones más famosas de la geología argentina y del mundo obedece al nivel de roca que fue expulsado de las entrañas del volcán. El periodo al que corresponde este fenómeno es conocido científicamente como Holoceno. Es decir, que se encuentra ubicado dentro de los últimos 12.000 años.

Un estudio científico a partir de las cenizas del volcán

El estudio sobre esta erupción argentina fue llevado a cabo por el Instituto de Ciencias de la Tierra Jaume Almera del CSIC, conocido por sus siglas como ICTJA-CSIC. Este estudio fue liderado por José Luis Fernández Turiel. También se conto con la participación de otros investigadores de otras universidades de la región argentina, como la Universidad Nacional de Mar del Plata.

En total fueron 7 instituciones las que participaron en este estudio. Para conocer a fondo los resultados de una de las erupciones más famosas del planeta. Tomaron como referencia la ceniza
del volcán de Cerro Blanco. Se realizó un estudio de 62 afloramientos de la región y se recopilaron 230 muestras provenientes de diferentes escenarios.

Una vez con dichas muestras se analizó sus propiedades petrológicas y geoquímicas. Todo un trabajo de estudio de geología que permitió valorar, entre otras pruebas como las del carbono 14, el nivel de erupción que pudo generar dicho volcán. Además, se contó con el apoyo de ciertos programas de emulación digital.

El apoyo de las tecnologías para el estudio de la geología

Los datos recopilados de las muestras fueron proyectados en dicho software. Para así tener una idea del desplazamiento y caída de la ceniza tras la erupción de este legendario volcán de Argentina.

Las cenizas lograron esparcirse en una región de hasta 500.000 kilómetros cuadrados. Tanto así que existe registro de la erupción en una zona ubicada a 400 kilómetros de la posición del volcán.

El volcán, que pertenece a la población de Santiago del Estero, liberó durante sus erupciones una gran cantidad de flujo priclásticos. Dicho flujo llegó a extender hasta unos 35 kilómetros del epicentro de la erupción argentina. Otro dato interesante sobre la geología del volcán es que tras explotar, se generó una columna de humo que pudo haber alcanzado los 32 kilómetros de alto.

Si se tratará de calcular el volumen de ceniza que liberaron las erupciones de Cerro Blanco, la cifra estaría alrededor de 170 kilómetros cúbicos. Solo hay que tratar de imaginar un cubo de esas  dimensiones para hacerse una idea de todo el material volcánico que pudo derramarse en toda la zona.

Los datos de esta erupción son solo comparables con las erupciones ocurridas en la Isla de Santorini, por allá en los tiempos de la civilización Minoica. Por entonces, se generó un nivel de magma impresionante. Un fenómeno que en su momento aconteció debido a los fuertes niveles de enfriamiento de la temperatura global. Un dato muy curioso teniendo en cuenta los estudios de geología actual.

El origen de este estudio geológico

Toda esta investigación sobre las erupciones del volcán de Argentina estuvo motivada por un estudio previo. Que analizaba los niveles de arsénico presentes en el agua de la Llanura Chaco- Pameana. De ese modo, se pudo establecer la primera relación entre las cenizas y el volcán de Cerro Blanco.

Lo que se pudo comprobar además sobre este estudio, es que el comportamiento de la Zona Volcánica Central de la región andina, es del todo distinto a los volcanes ubicados en la región sur. Hasta entonces se mantenía la teoría de que el comportamiento de los volcanes de ambas zonas era el mismo.

Gracias a esto, se podrán adelantar estudios más precisos sobre el volumen de magma y explosividad que tienen los volcanes del sur. Pero así mismo se podrá entender más a fondo la relación geológica entre climas y arqueología. Entre paleoclimas y las condiciones ambientales de nuestra era actual.