cerrar
CIENCIANATURALEZA

Hacia los biocombustibles del futuro

Uno de los objetivos principales de varias instituciones importantes es regularizar el uso de biocombustibles.

Estos cada vez más se perfilan como una opción sustentable que permitirá con el tiempo prescindir de los carburantes. Y así bajar la contaminación global del planeta debido a las grandes cantidades de dióxido de carbono.

¿A partir de qué elementos se fabrican los biocombustibles?

La Unión Europea tiene incluido en su agenda de metas para el 2020 minimizar el uso de combustibles hechos a partir de fósiles. La tarea es complicada, pero no imposible. Algunos países como España están tomando la iniciativa para que este objetivo se pueda alcanzar.

Biocombustible a base de algas

La planta experimental de Algaenergy, ubicada en el Aeropuerto Alfonso Suárez de Madrid-Barajas, es un buen ejemplo del trabajo que se está haciendo en esta área de la conservación ambiental.

En estos laboratorios las algas son usadas para obtener biocombustible, fertilizantes e incluso medicamentos para seres humanos. No obstante, esta no es la única fuente inusual para realizar combustible alterno que encontrarás. Revisemos algunos de los materiales más innovadores de estos últimos años.

Tequila: ¿bebida o combustible?

Las hojas del árbol de agave son bastante famosas porque con ellas se preparan licores fuertes como el tequila. Pero, ¿sabías que estas mismas hojas y el tallo de esta planta, se pueden usar para realizar un biocombustible?

En la actualidad, un grupo de investigadores australianos son los que se están encargado de llevar a cabo las pruebas para el desarrollo de un biocombustible. Hecho con los mismos ingredientes base del mezcal tradicional mexicano.

Cactus mexicano, otro camino alternativo hacia el bioetanol

Un grupo de estudiantes probó y logró exitosamente obtener bioetanol. Partiendo de residuos de hojas de cactus, una materia prima que se puede encontrar en buena parte de la geografía mexicana.

Para este proyecto lo primero que se hizo fue tratar las hojas del nopal, para sacar mucílago. A continuación este compuesto fue sometido a hidrólisis y a fermentación. Con lo que se obtuvo el biocombustible.

El Consejo de Ciencia y Tecnología de México galardonó a estos jóvenes investigadores y los animó a que siguieran adelante con el desarrollo de biocombustibles.

La increíble mecánica de deglución de las termitas marinas

La revista de la Academia Natural Norteamericana ha señalado en más de una ocasión que las termitas marinas son alimañas dañinas para el hombre. Pero estudios recientes podrían contradecir este dictamen.

Tal parece que estos animalejos poseen una enzima que permite transformar la biomasa. Y transformarla en compuestos útiles para el desarrollo de biocombustibles. Aunque esta alternativa aún está en fase de prueba, los resultados obtenidos hasta el momento son alentadores.

¿Es posible crear un biocombustible con basura o residuos de café?

La contaminación por desechos no procesados es una de las principales causas del cambio climático. Esto es algo que ya la mayoría de las personas ha entendido pero lo que no todos saben es que varios grupos de científicos están estudiando la posibilidad de emplear los residuos de la basura orgánica para crear biocombustibles.

En esta misma línea de investigación, uno de los estudios más prometedores es el que busca desarrollar biocombustibles utilizando las partículas que quedan en el molinillo, luego de preparar el café.

En este caso, los compuestos orgánicos como el bioetanol, se obtendrían también mediante fermentación.

¿Te anima la idea de usar un biocombustible? Entonces mantente al tanto de la información que sobre este tema se está dando a conocer en la actualidad.

Etiquetas: