¿Existe la vida extraterrestre? La paradoja de Fermi

El tema de la vida extraterrestre es motivo de sensación y cuestionamiento desde hace muchas décadas. La prueba magistral de ello se encuentra en toda la amplia literatura y obras cinematográficas en las que el ser humano se enfrenta a nuevas especies para mantener la paz del planeta.

Es el caso de películas como Día de la Independencia o Mars Attacks!, entre muchas más. Pero, más allá de estas obras que causan tanta emoción, científicamente se trata de un cuestionamiento
muy razonable, donde el concepto de la vida extraterrestre no tiene nada que ver con especies terroríficas.

La paradoja de Fermi es precisamente uno de esos cuestionamientos con fundamento teórico donde se analiza hasta qué punto pueden existir civilizaciones en otros planetas. Se trata de una
teoría que tiene como base todo el conocimiento astronómico que se tiene del Universo hasta ahora.

La inmensidad del Universo y la vida extraterrestre

Hasta hace algunas décadas, no se contaba todavía con tecnología de punta para replantearnos nuestra posición exacta en el Universo. El conocimiento de las galaxias y los planetas pasó a otro nivel desde entonces y se pudo empezar a realizar estimaciones sobre la inmensidad a la que pertenecemos.

Actualmente se sabe que existen miles de millones de estrellas en el Universo. Y es justo bajo esta enorme extensión que nace el concepto de la paradoja de Fermi, la cual parte de la deducción lógica de que entre tanta inmensidad, lo más sensato es que también existan otras civilizaciones como la nuestra.

Por cada estrella que existe en el universo, es posible que exista un sistema solar. Es decir, al menos existe un planeta por estrella. Lo que indiciaría una enorme probabilidad de que también existan planetas con las mismas condiciones que tiene la Tierra. Y así como las abejas y los animales del planeta, es seguro que existan razas inteligentes como la que representa el ser humano.

¿En donde están los demás?

Pues bien, la paradoja de Fermi cuestiona precisamente sobre esta situación y entonces deja abierta la pregunta: “¿Dónde está todo el mundo?” La cuestión de fondo es que dada la historia del Universo y su gran extensión, las probabilidades dan para pensar sobre el por qué otras civilizaciones no han llegado hasta nuestro planeta.

La pregunta de fondo es ¿Por qué no sentimos solos en el Universo si existe la posibilidad de que otras civilizaciones más avanzadas hayan estimado el realizar contacto con nosotros? ¿Por qué no se ha podido establecer contacto con otras razas que a su vez estén afrontando la misma duda existencial?

Toda esta teorización, nació de la mente de Enrico Fermi, cuyo apellido dio nombre a la paradoja de Fermi, quien fue un físico italiano que realizó grandes aportes a la ciencia, siendo uno de los más importantes los relacionados con física y estructura nuclear. Fermi era uno de esos pensadores que le apasiona jugar con las estadísticas y las probabilidades.

La paradoja de Fermi se fundamenta en la posibilidad

Se sabe que logró deducir la potencia del estallido de una bomba atómica, tan solo tomando como referencia el desplazamiento de un par de papelitos que liberó en el mismo instante en que se efectuó la implosión de una bomba atómica, ya que él fue uno de los primeros testigos del desarrollo y creación de este artefacto militar.

Lo del concepto de la vida extraterrestre y la paradoja de Fermi estaba sustentado con una deducción tan lógica como lo puede ser el cuantos afinadores de pianos existen en una ciudad, o cual podría ser el número promedio de manzanas en un árbol. La cuestión de la vida extraterrestre tiene el mismo fundamento estadístico.

Hasta el sol de hoy, como todo dilema de esta magnitud relacionado con el Universo, la paradoja de Fermi sigue sin resolverse. Y cada vez son más las preguntas que suscita este planteamiento, que empezó a cobrar fuerza desde la década de 1950.

Solo queda dejar esta respuesta a los mismos azares del Tiempo.