cerrar
NATURALEZA

El origen de los peces cartilaginosos gracias a un tiburón prehistórico

El tiburón prehistórico es una especie del mar que causa una gran sensación entre los científicos. Se sabe que solo la mordida del tiburón, tiene una intensidad de hasta 20.000 veces superior a la que harías tu cuando estás masticando carne. ¿Te imaginas lo que supone eso?

Pues bien, los científicos están sorprendidos por un nuevo hallazgo que deja mucho por reflexionar sobre su evolución como especie. Gracias a un esqueleto y cráneo encontrado, cuya edad tiene al menos 380 millones de años, se ha podido rastrear los orígenes de esta especie.

Sí, al igual que se han encontrado huesos y huevos de dinosaurios en el mundo, el hallazgo de este esqueleto y cráneo pudo conservarse hasta nuestros días. De acuerdo a las primeras investigaciones sobre la evolución, el tiburón podría tener una estrecha relación con la vida de la anguila.

Un hallazgo realizado en Marruecos

En materia de fósiles y dientes de tiburón que existen, los restos que se poseen hasta ahora son numerosos. El asunto es que el tiburón marca una gran diferencia frente a los restantes peces del mar, ya que su naturaleza cartilaginosa es más marcada a la de otras especies marinas.

Pero, con el hallazgo de este esqueleto, la historia sobre la evolución del tiburón va a cambiar radicalmente. Hasta entonces los científicos habían tenido que especular mucho sobre la naturaleza y características de este animal. La imaginación era el mejor aliado para los científicos.

El hallazgo de los restos del “tiburón” de hace 380 millones de años fue realizado por paleontólogos de Suiza. Este equipo de investigadores, tras una expedición a las montañas ubicadas al oriente de Pequeño Atlas, ubicado en Marruecos, logró dar con esta gran pista.

El estudio fue publicado en la célebre revista Proceedings of the Royal Society B

Y es que no solo se trató de un solo cráneo. Fueron varios los que fueron identificados, además de dos esqueletos, aunque no del todo completos. Estos esqueletos primitivos están clasificados como parte del género Phoebus; una especie de la cual solo se tenía registro de dientes fósiles y ciertas espinas de aletas.

Este hallazgo, que cambiará para siempre el concepto de evolución del tiburón, fue publicado de manera reciente en el famoso medio de investigación científica Proceedings of the Royal Society B. Las conclusiones han dejado en claro que el antiguo cuerpo de los tiburones era muy similar a un hocico largo, idéntico al de la anguila.

Por lo pronto, este descubrimiento permite emparentar a los tiburones con la familia de anguila: Chlamydoselachus anguineus. Sin embargo, es necesario entender todo el panorama de lo que supone este descubrimiento. Kristian Klug, quien es paleontólogo de la Universidad de Zurich y participó en el estudio  en el estudio, existen diferencias muy notables entre los tiburones actuales y los antiguos.

La diferencia existente entre los dientes de los tiburones

Lo que concluye este investigador es que los modernos cuentan con dientes muy dentados. Gracias a esto, les es más fácil cercenar a sus presas, facilitando así el proceso de ingerir los trozos de carne. En el caso de los tiburones que hacen parte de la familia Pheobus y los gorguera (que son los denominados tiburones águila) sus tiendes tienen una dimensión más cónica.

Este tipo de diente también se caracteriza por apuntar hacia adentro. Lo que le permite a este tipo de tiburones tener un agarre más exacto de la presa. La finalidad del diente se centra en capturar, pero no en descuartizar. Se trata de dos aspectos muy claves para entender la evolución de esta especie.

Sobre los restos fosilizados que fueron identificados, hay que resaltar que la familia de los Phoebus permanecía en una cuenca marina de características poco profundas. Se habla de que esta cuenca tiene una edad de unos 360 a 370 millones de años. Precisamente, este ambiente fue el que permitió que fósiles sobrevivieran adecuadamente.

Los tiburones y los peces cartilaginosos

Cuando los tiburones antiguos de la cuenca marina en la que vivía fallecieron, los bajos niveles del oxígeno permitieron una mejor conservación. El tema más esencial de la investigación recayó después en lo referente en estudio de la filogenética de las distintas especies.

Gracias al estudio de los dientes, se pudo deducir que la aparición de los peces cartilaginosos puede datar desde antes de los 380 millones de años. El otro dato interesante es que la anatomía anguiliforme que se tiene del tiburón clase Phoebus, no tiene en el momento ningún precedente en los registros fósiles.

El hallazgo de estos restos se presenta entonces como una prueba única en la historia de la paleontología, de cara a lo que es la especie del tiburón actual. El estudio sobre la naturaleza de estas especie continua, ofreciendo nuevas luces sobre su evolución genética.

Esta investigación arroja nuevas curiosidades sobre lo que representa el tiburón, una de las especies depredadoras más famosas que existe en el reino marino.