El misterioso animal que desconocemos como será en etapa adulta

El científico Rachel Collin, en colaboración con su equipo de investigación, ha publicado un informe fascinante en la revista Invertebrate Biology. Esta investigación hace referencia a un grupo de formas de vida microscópicas que resultan muy novedosas en el mundo científico. En ese sentido se trata de larvas, que en su fase adulta llegan a ostentar un tamaño de 2 a 20 centímetros.

Rachel Collin afirma que lo más interesante de esta investigación es el hecho de que aún no saben categorizarlo como un animal específico. Solo han acertado a decir que este microscópico ser vivo haría parte de la familia de foronídeos. Son seres vivos que suele acudir a los sedimentos de rocas o corales.

Para permanecer en dicho lugar, este ser vivo establece un tubo de quitina que le permite que sus cuerpos blandos estén a salvo. La cabeza de estos animales tiene unos tentáculos que les sirven para moverse en las corrientes, al igual que para ser receptoras de alimentos.

La vida adulta de este animal contraste con las especies microscópicas

Ahora bien, este tipo de animal suele encontrarse a una profundidad de 400 metros bajo el nivel del mar. Está presente en la mayoría de los océanos del planeta. Los científicos están analizando porqué su apariencia no coincide con lo que representan en su fase adulta. Cuando se encuentran en los mares simplemente se dejan llevar, haciendo uso también de sus tentáculos.

También se ha logrado establecer que generalmente se caracterizan por tener manchas amarillas, aunque también se encuentran versiones que son transparentes, lo que permite ver la actividad interna de su cuerpo.

Para Rachel Collin resulta importante estudiar estas especies porque los foronídeos son una animales cuyo estudio h asido subestimado. En este estudio se estudiaron 23 larvas, que fueron recogidas de la Bahía de Panamá, ubicada en la zona costera del Océano Pacífico. Y por el otro lado, se tuvo en cuenta 29 larvas de Bocas del Toro, que hace parte de la costa del Caribe.

Un animal cuyo ADN tiene mucho por revelar

Gracias al estudio del ADN de de las larvas se identificó que existen en la Bahía de Panamá tres tipos de foronídeos, mientras que en la región de Bocas del Toro se pudo observar que existen cuatro. A sí mismo, estas especies cuentan con un ADN que representa el 75% del que poseen los foronídeos de edad adulta.

Curiosamente en una de las larvas no se pudo realizar un estudio completo sobre su ADN. Este falló permitió reconocer que se podría dar el descubrimiento y afirmación final de que en total son 8 las especies de foronídeos. La vida de estas especies y su variedad depende en gran medida por su estilo de vida.

De acuerdo a Michael Boyle, este descubrimiento deja en claro que estas especies permanecen establecidas en el mar, reproduciéndose y creciendo, mientras ofrecen un equilibrio a la vida del mar, ya que se ha identificado que existen formas de larvas en el mismo plancton.