El creador de flyboard air trata de cruzar el canal de la mancha, pero fracasa

Franky Zapata fue el primero en convertirse en el “soldado volador” para las fuerzas armadas francesas por medio de su Flyboard Air

El Flyboard Air es un propulsor de aire que se controla con la inclinación del cuerpo y que le permite a una persona volar alcanzando velocidades de 140 km/hora. Sin embargo, pese a que su siguiente objetivo era cruzar el Canal de la Mancha que separa Francia de Reino Unido, fue todo un fracaso. ¿Qué fue lo que pasó?

El Flyboard Air fracasa cruzando el Canal de la Mancha

El 25 de julio de 1909, Louis Blèriot realizó el primer viaje en avión sobre el Canal de la Mancha. Es por ello que ese mismo día del 2019 Franky Zapata quiso hacer lo mismo con su Flyboard Air, 110 años después. Sin embargo, salió mal.

Ya de salida, las probabilidades de cruzar el Canal de la Mancha con éxito eran bajas, sobre un 30%. Pero aún así quiso intentarlo.

¿Por qué fracasó? Este aparato tiene distintas turbinas, concretamente 5 de 250 caballos de potencia cada una. Éstas expulsan aire y a su vez impulsan a la plataforma y a la persona que está encima, pudiendo conseguir velocidades altas a cambio de consumir también combustible, queroseno.

El combustible necesario se acumula en la mochila que lleva el piloto, un combustible que le permite alcanzar una autonomía de 10 minutos de vuelo. Sin embargo, en este tiempo no se puede cruzar el Canal de la Mancha, ya que para hacerlo haría falta el doble de tiempo, unos 20 minutos. 

Entonces, ¿por qué decidió volar si sabría que no tendría autonomía? Porque había planeado hacer una serie de paradas para repostar. Sin embargo, al ser un paso muy concurrido y debido a las preocupaciones de la autoridad marítima francesa decidieron hacer una única parada, para poder volar los 34 km.

El Flyboard Air en realidad no se quedó sin combustible, sino que falló a la hora de repostar. Tenían una base en la mitad del océano donde el piloto tenía que aterrizar para repostar, pero por causa de las fuertes olas la base se estaba moviendo y aterrizó en el agua. Fue cuestión de pocos centímetros. 

Lo más importante es que el piloto no sufrió daños. Claro que, el Flyboard por el momento tiene inconvenientes que habrá que resolver antes de afrontar estos retos, como por ejemplo la escasa autonomía.

Asimismo, su inventor asegura que no es sencillo de pilotar, dado que se necesitan entre 50 y 100 horas de práctica. Un aparato complicado incluso para él, que es el campeón mundial de jet-ski.

Sin embargo, seguro que con el paso de los años se agilizan los métodos de aprendizaje o bien el mecanismo se vuelve más sencillo de utilizar. Ya que aunque él es un experto, muchos pilotos todavía no se atreven a probar estos dispositivos.

Lo que está claro es que le queda un largo recorrido a este Flyboard Air, más de lo que a priori pueda parecer. Porque está enfocado para distancias muy cortas dado su baja autonomía, lo que hace que pueda resultar inservible para muchas tareas. No obstante, llegará, su día llegará.

Continuará en desarrollo y seguramente sea un éxito mayor

A pesar de este pequeño fracaso, el proyecto sigue en desarrollo. El pasado año el ejército de Francia invirtió 1.3 millones de euros para apostar por esta tecnología. Y las fuerzas militares parecen estar interesadas en estos aparatos. 

Francia parece estar encantada con su desarrollo y ya no se imagina sin esta tecnología. Sus continuas inversiones no son para nada casualidad, por lo que estamos ante el comienzo de algo grande.

De salida la tecnología promete y estamos sólo ante el principio. Esta prueba de cruzar el Canal de la Mancha falló pero vendrán otras, que seguramente sí sean un éxito. Claro que, para que suceda, todavía hay que esperar.

Es el aparato que más cerca nos aporta esa experiencia de volar, por lo que seguramente su desarrollo merezca mucho la pena. Por lo que, aunque los resultados parecen no ser muy positivos hasta la fecha, sí son prometedores.

¿Qué te parece este Flyboard Air? ¿Te convence su tecnología? ¿Crees que todavía le falta mucho?