Descubre las nuevas tecnologías para el control de la diabetes

Desde hace muchos años, las tecnologías se han asociado con la ciencia para brindar apoyo a la salud de las personas. Bien se sabe que los avances han dado un enorme paso adelante en materia de intervenciones quirúrgicas y cámaras de estudio al interior del cuerpo humano.

Pero sin duda alguna, es en el campo de la diabetes donde más se ha trabajado en la creación de tecnologías de apoyo. La diabetes es una condición donde entra en juego la volatilidad del azúcar en la sangre. A veces el nivel de azúcar puede ser muy alto, o bien, muy bajo.

Este subir y bajar es lo que repercute en el estado de ánimo de la persona, como también en su estilo de vida y otras enfermedades derivadas. Por eso, uno de los inventos más tradicionales que existen en este campo son los medidores de azúcar en la sangre. Así, se puede monitorear el riesgo en el que se encuentra la persona.

Los avances siguen centrándose en el monitoreo

Pero gracias a las tecnologías actuales y los avances hoy se cuenta con una gama de productos adicionales que están siendo comercializados a nivel internacional. Uno de ellos, por ejemplo, es el Dexcom G6 que controla la enfermedad dispensando los niveles de insulina necesarios para regular el azúcar en la sangre.

Se trata de un equipo bastante moderno, donde lo más interesante es el modo en que los avances de las tecnologías se conectan con tu smartphone. El Dexcom G6 cuenta con una aplicación que puede ser usada por varias personas. De esa manera los padres o familiares pueden estar monitoreando el nivel de glucosa.

La aplicación cuenta con un sistema de notificaciones, que envía mensajes cada 5 minutos sobre la situación de la persona. Parte de la información que ofrece la app se obtiene mediante conectividad Bluetooh con un smartphone específico. La conectividad que ofrece el smartphone con la app se replica a los demás teléfonos sincronizados.

El sistema MDI no se queda atrás

Más allá del servicio que ofrece el Dexcom G6, también existe otro equipo bastante avanzado. Se trata del MDI, cuyos avances permiten ofrecer estimaciones más precisas sobre el nivel de azúcar en la persona. Este equipo cuenta con un sensor incorporado que puede ser reemplazado cada 10 días.

Este sensor permite alertar a la persona de cuando es necesario controlar la diabetes tipo 1, debido a la ausencia de insulina. En ese sentido, este sensor representa uno de los equipos más avanzados en materia de monitoreo. Ya que por lo general, los equipos tradicionales, exigen que el diabético se lastime un dedo con una aguja para obtener una muestra de sangre.

El sensor facilitaría el evitar ese pinchazo que puede realizarse hasta 3 veces al día.