Consejos sobre la higiene bucal de los niños

La higiene bucal de los más pequeños de la casa es algo muy importante que hay que cuidar. No podemos olvidarnos de ello porque puede traer muchas complicaciones en forma de caries y otros problemas, tales como mala oclusión de los dientes o traumatismos dentales. Vamos a explicar cuando deberiamos empezar a cepillar los dientes o como actuar en casos de golpes. Todo para que nuestros hijos tengan una sonrisa sana.

mala oclusion de los dientes

De hecho, los organismos internacionales aconsejan llevar a los niños al dentista a partir de los dos años de edad. Sin embargo, en España menos de la mitad de los niños (46%) menores de 6 años acuden al dentista. Se recomienda someterse a revisiones dentales periódicas desde la infancia para poder prevenir algunos problemas bucodentales. Por suerte, el 70% de los niños se cepillan los dientes a diario, dos o más veces. A pesar de ello, el 50% de los niños de entre 6 y 8 años tiene al menos una caries.

Dientes de leche y dientes permanentes

Nunca es demasiado tarde para que los niños se inicien en el cuidado de sus dientes pero son los padres quienes deben dar el ejemplo. Es esencial mostrar los buenos hábitos bucodentales y practicarlos con los hijos para que éstos aprendan. Cuanto antes empiecen más probabilidades tendrán de evitar problemas de deterioro dental, uno de los más frecuentes problemas de salud de la infancia.

etapas en los dientes

Los dientes de leche pueden empezar a aparecer a partir de los 4 meses. A los 3 años se suelen tener ya todos los dientes de leche o primarios, y los permanentes aparecen desde los 6 hasta los 21. Por lo tanto, los 20 primeros años de vida los dientes están en continuo cambio y desarrollo. Por eso es importante adquirir una disciplina de limpieza desde muy joven.

Cada boca tiene un cuidado específico y debe tenerse en cuenta. Es importante que los niños cojan práctica desde pequeños.

Medidas de prevención

Lo primero que debemos hacer es intentar prevenir cualquier tipo de complicación dental. Para ello tenemos que ser conscientes de los posibles problemas que pueden aparecer en las bocas de nuestros hijos si no lo hacemos. Además, tenemos que crear buenos hábitos en ellos y explicarles el porque no deberían pasarse el día comiendo dulces o chucherías. Las medidas más efectivas que deberiamos poner en marcha son:

  • Limitar el azúcar para poder evitar caries dentales.

cuidado bucal evitar las chuches y dulces

  • Proporcionar suficiente flúor a través del consumo de agua o del tratamiento de fortalecimiento del esmalte que se realiza en la consulta del dentista.
  • Preguntar al dentista acerca de los selladores dentales que proporcionan una protección adicional.
  • Enseñar a los niños cómo cepillarse los dientes y usar hilo dental diariamente. Conviértelo en algo divertido para animarles a seguir.

El cuidado dental de los niños

Existen una gran gama de productos bucodentales que pueden ayudar a los padres a inculcar este hábito saludable en sus hijos. La clave es hacerlo divertido para que los niños presten más atención. Aconsejan cepillarse los dientes junto con los hijos para convertirlo en ritual y que el niño acabe buscándolo.

crear buenos habitos dentales en los hijos

  • Proporciona a tu hijo pasta de dientes con flúor pero vigila que no la ingiera.
  • Existen cepillos específicos para los distintos rangos de edad de los niños. Cada uno se adapta a las necesidades y particularidades de las distintas edades.
  • Cuando los niños se hacen mayores necesitan una cierta independencia, por lo que dejarles asumir la responsabilidad de cepillarse los dientes les gustará.
  • Hay cepillos para niños decorados con los dibujos preferidos de los más pequeños tus hijos relacionarán el cepillado con diversión.

Los obstáculos en el cuidado dental

Los padres se pueden enfrentar a una serie de obstáculos a la hora de mantener la higiene bucodental de sus hijos.

  • Chuparse el dedo: Algunos niños pequeños siguen chupándose el dedo después de haberles retirado el chupete. Esta práctica no es muy recomendable cuando empiezan a crecer los dientes permanentes, debe detenerse antes.
  • Tenerle miedo al dentista: Si experimenta miedo y se niega a acudir a la consulta puedes ponerle en tu regazo durante la revisión para que se sienta seguro.
  • Crear una rutina de limpieza: Puede que tengas dificultad para crear una rutina del cepillado. Implicando a toda la familia conseguirás animar a tu hijo y convertirte en un ejemplo a seguir. Cepillaos los dientes todos los días a la misma hora y así crearás el hábito.
  • Aparición de manchas por antibióticos: Si sucede esto debes consultar al pediatra y contárselo antes de que le recete algún medicamento.
  • Consumir muchos dulces: Intenta evitar que tu hijos coman demasiados dulces que puedan dañar su dentición y favorecer la aparición de caries. Los snacks saludables como las verduras, los yogures o el queso son los más recomendables.
  • El deporte puede causar lesiones: Durante el ejercicio físico pueden darse accidentes que causen lesiones en los dientes de tu hijo. Es aconsejable que utilice algún protector.