cerrar
SALUD

Consejos para una higiene íntima diaria

El bienestar íntimo femenino es esencial para sentirse cómodas y confiadas. Por eso, es fundamental dedicar un cuidado especial de esta zona a diario con el fin de que las mujeres se encuentren en su mejor forma.

La piel de la zona íntima femenina cambia de la misma manera que cambia la del resto del cuerpo con la edad. Se trata, además, de la zona con la piel más delicada y sensible del cuerpo. Es la que se compone de más terminaciones nerviosas, así como de glándulas sudoríparas. Esto hace que necesite un cuidado específico así como productos concretos y especiales. Por ejemplo, el rango del pH de estos productos debe adaptarse a las defensas naturales de la zona vaginal.

La fisionomía de la mujer y su zona vaginal hace que ésta tenga más probabilidades de producir virus y bacterias. La higiene íntima femenina es esencial para no correr riesgos de infecciones, por lo que conocer estas prácticas saludables te será de gran utilidad.

Recomendaciones para la higiene íntima femenina

¿Que tipo ropa debo usar?

  • Usar ropa interior de algodón: También otras fibras naturales como el lino, la lana o la seda son muy recomendables. Estas materias hacen que nuestra piel transpire mejor, por lo que hay que evitar tejido sintéticos que consiguen todo lo contrario.
  • Evitar ropa ajustada: Los pantalones ajustados o de materiales que hacen que la piel transpire más de lo normal deben evitarse.
  • Limpieza diaria de la ropa interior: Se debe cambiar de ropa interior a diario y tener cuidado con los productos que se usan para el lavado. existen detergentes y suavizantes que pueden causar irritación o dermatitis. Es recomendable elegir detergentes específicos para pieles sensibles si se tiene tendencia a irritaciones.

Como realizar una correcta higiene íntima

  • No realizar duchas vaginales: La protección de la zona íntima está garantizada por la propia fisionomía femenina. Limpiar el interior de la vagina con una ducha vaginal puede provocar un desequilibrio en la flora vaginal, que es la que evita infecciones por hongos, y dañar el pH interno
  • Limpiar la zona de la vulva: Las duchas vaginales no deben realizarse a menos que lo haya prescrito un médico. Sin embargo, la zona externa de la vulva si debe mantenerse higienizada. Lávala de delante hacia a trás para evitar arrastrar gérmenes de la zona anal a la zona vaginal. No uses esponjas ya que suponen un nido de gérmenes, usa tus manos. Tras el lavado asegúrate que la zona queda seca, la humedad atrae bacterias y hongos.
  • Antes del aseo lavarse las manos: Siempre que vayas a lavar tu zona íntima y antes de cualquier contacto con ésta, debes asegurarte que tus manos están limpias.
  • Realiza una higiene diaria: Es recomendable lavar la zona íntima al menos una vez al día. Pero el aseo dependerá de las circunstancias de cada día. Si has hecho ejercicio físico, si has mantenido relaciones sexuales o si tienes la menstruación se recomienda aumentar el aseo, así como cambiarse de ropa interior después de cada lavado.

Otras recomendaciones

  • Aséate antes y después de las relaciones sexuales: Lávate las manos y la zona genital antes de mantener relaciones. Se aconseja también orinar después de haberlas mantenido para evitar infecciones, así como lavar la zona.
  • Usa productos suaves: Evita molestias y escozores eligiendo productos que no modifiquen la acidez vaginal, como jabones con pH neutro y sin perfumes. Evita los geles corporales habituales ya que pueden ser alergénicos o irritantes, y quizás enmascaren el mal olor que es síntoma de alguna afección.
  • Cuidado con la depilación íntima: El vello del pubis protege la zona vaginal de infecciones, por lo que no se recomienda deshacerse de él completamente. Además debes tener cuidado con los rasurados ya que pueden provocar cortes y éstos son focos de infecciones.

Existen una amplia variedad de productos de higiene vaginal con ingredientes especialmente formulados para que actúen con eficacia pero también con suavidad. Están específicamente diseñados para la higiene vaginal, la protección y el mantenimiento de la zona. Una higiene íntima femenina correcta es el pilar de la salud de la mujer.

¿Para qué sirven estos productos?

Las glándulas sudoríparas provocan el olor en la zona íntima de la mujer, y factores como la menstruación o el ejercicio físico pueden empeorarlo. Para combatir esto existen geles de limpieza que ayudan a que el olor femenino no aparezca. La mayoría son compatibles con pieles sensibles. Es recomendable su aplicación todas las mañanas.

Otra de las cosas a vigilar es el pH de la piel. Muchas situaciones pueden hacer que el pH se desequilibre, tales como la menstruación, relaciones, menopausia, etc. Para mantener saludable el pH y darle fuerza a las defensas naturales puedes usar algún gel de mantenimineto del pH.

Respecto a la seguedad vaginal, que afecta a mujeres de cualquier edad, existen geles hidratantes. Las causas de la sequedad pueden provenir de las hormonas, del estrés o de algún medicamento. Este tipo de geles ayudan a aliviar dicha sequedad y mejoran las relaciones con la pareja.

Y nunca olvides llevar toallitas íntimas, te permitirán asearte en cualquier momento y lugar. Son muy útiles durante el ciclo menstrual. También cuando se sufre de pérdidas de orina o de flujo en exceso. La mayoría no contienen jabón que pueda afectar al pH y ayudan a combatir los olores.

Etiquetas: