Consejos para evitar picar entre horas

Si a pesar de hacer dieta y ejercicio no consigues bajar de peso quizás existe un problema con el picoteo entre horas. Es normal caer en la tentación de tomar algún snack a media mañana antes de la comida. Por eso es aconsejable hacer cinco comidas al día, e ingerir snacks sanos y prescindir de la bollería industrial sobre todo.

Picar entre horas puntualmente no tiene nada de malo, el problema llega cuando ese picoteo se convierte en habitual. Si se establece como un hábito será mucho más difícil desprenderse de él o controlarlo. Muchas veces ese picoteo se debe a causas que nada tienen que ver con tener hambre.

Además, uno de los mayores problemas asociados al picoteo, es que suelen ser alimentos poco saludables, como bolsas de patatas fritas, galletas industriales. Este tipo de aperitivos contienen gran cantidad de aditivos y están altamente procesados. De hecho muchos contienen gran cantidad de azúcar, que puede provocarnos ansiedad y ser adictivos.

Causas que originan el picoteo entre horas

Como hemos comentado muchos de los aperitivos que tomamos entre horas nos producen ansiedad y además son adictivos. Muchas veces los tomamos porque no nos engañemos, están muy buenos y son muy sabrosos, además son muy accesibles. Pero vamos a ver realmente cuales son las principales causas que están detrás de ese impulso que nos lleva a tomar esos snack entre comida y comida.

causas que generan el picoteo entre horas

Estrés: En etapas en las que te encuentras más nerviosa puedes padecer ataques de hambre o sentir más ganas de comer.
Cansancio o ansiedad: Al igual que el estrés, este estado de ánimo te da la sensación errónea de tener hambre.
Aburrimiento: Se da sobre todo en el trabajo o cuando estás en casa sin hacer nada.
Dieta incorrecta: Cuando pasa demasiado tiempo entre comidas, se come rápido, o se ingieren pocos hidratos de carbono enseguida se vuelve a tener hambre.

¿Qué efectos negativos tiene picar entre horas?

El picoteo suele estar relacionado con alimentos poco saludables. Cuando se tiene sensación de hambre por estrés o aburrimiento se tiende a optar por snack como patatas de bolsa o bollería industrial. Además se suele tener un control bastante escaso sobre la cantidad que se ingiere de estos alimentos. Se vuelve casi un gesto automático y al picar el hambre vuelve más rápido dando una sensación de que no se ha comido nada. Comer de forma mecánica, como es el caso cuando se pica, favorece la obesidad.

Sin embargo, al sentarnos a comer creamos una rutina sana. Sabemos la cantidad de comida que nos estamos sirviendo, nos tomamos nuestro tiempo para comer y masticar. Ese tiempo nunca debe ser inferior a 30 minutos. De esta manera le da tiempo al cerebro a darse cuenta de que el estómago está lleno y de que ya no tiene más hambre. Existen además muchos productos que pueden ayudarnos a saciar nuestras ganas de picar. La mayoría de las marcas tienen comprimidos masticables. Se trata de un complemento alimenticio que controla la sensación de hambre.

Además, tienes que tener cuidado que si estás llevando a cabo una dieta evita que ésta sea muy restrictiva. Solo conseguirás crearte más ansia por comer. De la misma manera, debes reducir el azúcar y los dulces que consumes a diario para evitar subidas y bajadas de glucosa que empeoran los picos de hambre.

Consejos para no picar entre horas

A continuación te dejamos una serie de consejos para ayudarte a no picar entre horas.

Beber agua: Cuando sientas ganas de picar dale un trago a tu botella de agua. Ayuda a sentirse lleno y a saciar las ganas de comer. Además es posible que estés confundiendo la sensación de hambre con la sed. Es esencial también estar bien hidratado por lo tanto llevar una botella de agua siempre encima solo tiene beneficios.

Optar por la fruta: Si tienes hambre puedes comer pero opta mejor por una pieza de fruta en vez de bollería o snacks salados industriales. Las manzanas tienen muchas propiedades saciantes que te quitan el hambre en cualquier momento. Puedes también elegir galletas integrales, arroz inflado, barritas de cereales, frutos secos, yogures desnatados, frutas deshidratadas, y bebidas light.

Evita el estrés: Como ya hemos dicho el estrés es fuente de picoteo. Para evitar picar tienes que deshacerte de ese estrés. El ejercicio físico, el deporte, son las soluciones más efectivas para evitar los nervios. Con unos simples estiramientos en el trabajo también funciona.

Hacer 5 comidas al día: Comer menos veces al día hace que tengas más ganas de picar y más hambre en general. No te ayuda a adelgazar ya que hace que tu metabolismo sea más lento. Comiendo 5 veces al día le das energía a tu cuerpo de forma continua, pero tu dieta debe ser sana y equilibrada.

Lavarse los dientes después de comer: El sabor a pasta de dientes va a hacer que tengas menos ganas de comer. Además de la pereza que da tener que volver a lavárselos. Y nunca está de más cuidar de su higiene bucal.

Esta página usa cookies publicitarias y procesa tu información para mostrar anuncios personalizados. Más detalles sobre cookies aquí y nuestra política de privacidad aquí. ACEPTO