cerrar
SALUD

Como detectar un caso de apendicitis y como actuar con él

El tema de la apendicitis es considerado como uno de los más serios en el campo de la salud. Una apendicitis que no sea tratada a tiempo puede conllevar a la muerte. Lo que ocurre es que este es un fenómeno que se presenta en el cuerpo cuando existe una infección en el estómago.

Cuando la infección acontece, el apéndice logra desplazarse y es ahí donde se genera el malestar general que alerta que algo está fallando en el cuerpo. Sin embargo, en otras ocasiones, el mismo apéndice del cuerpo logra contaminarse. Esto suele ocurrir cuando una sección dura de heces queda atrapadas en dicho apéndice.

El problema de la apendicitis suele presentarse más que todo en los niños mayores, como también en los adultos. Es muy común que este fenómeno, en el caso de los adultos, se presente alrededor de los 30 años. En esencia, se trata de una complicación que hay que identificar a tiempo.

El punto de McBurney

Por eso, uno de los signos que puede darte una pista clave de que estás padeciendo de una apendicitis es el dolor en la zona abdominal. La infección, al generarse en el cuerpo, desata un dolor que va incrementando de manera proporcional al nivel de contaminación que está afrontando tu cuerpo.

El dolor suele presentarse en la zona de la parte inferior derecha del abdomen. Este lugar es conocido más exactamente como el punto de McBurney. Además de los dolores en la zona abdominal también es común que presentes estornudos, tos con dolor, vómitos o diarrea. Si padeces de nauseas o fiebre relacionada con estos dolores, también debes tenerlos en cuenta.

A menudo ocurre que la persona intenta aliviar el dolor a través de la expulsión de los gases o ventosidades. Pero en el caso de una apendicitis, el cuerpo humano se bloquea y resulta bastante difícil la expulsión de los gases. Si tienes este signo, con mayor razón debes acudir al médico. Finalmente, el estreñimiento o la misma pérdida de apetito son otro de los factores a considerar.

Una cirugía mínimamente invasiva

El tema de la apendicitis es igual de serio a lo que podría representar una infección del tracto urinario. Así que si estás presentando estos síntomas, lo mejor será acudir al médico de inmediato. En el caso de la apendicitis, este problema es solucionado a través de cirugía.

¿Cómo se efectúa la cirugía? En primer lugar, este la cirugía se realiza a través de laparoscopia. Es decir, se trata de una cirugía poco invasiva, donde el cirujano estará a cargo de extirpar toda la zona del apéndice.

Al tratarse de una cirugía poco invasiva, el nivel de pérdida de sangre es muy mínimo. Realmente, lo que hará el cirujano profesional es efectuar una incisión muy pequeña. Este tipo de cirugía garantiza así mismo que el periodo de recuperación del paciente sea muy rápido. De hecho, es un procedimiento que no deja cicatrices evidentes en el cuerpo de la persona.

¿Existe una cirugía abierta?

Sin embargo, en algunos casos de apendicitis, se acude a lo que es la cirugía abierta. En dichos casos, la incisión que realizará el cirujano es mucho más grande para poder limpiar toda la zona interna de la cavidad abdominal. Esto solo es así en el caso de que el apéndice se haya roto, logrando que el nivel de infección se haya expandido.

Esta cirugía abierta suele ocurrir comúnmente en mujeres que padecen apendicitis hacia el tercer trimestre de embarazo. O bien, en el caso de los pacientes que previamente han tenido diversas cirugías en la zona abdominal. En este caso, la cirugía tiene una responsabilidad aséptica, donde hay que garantizar la eliminación de la infección en la zona abdominal.

La recuperación en el caso de la cirugía por laparoscopia suele ser de solo 24 horas. Tras afrontada la cirugía, es normal que el paciente experimente estreñimiento y dolores. Ya en lo referente a la cirugía abierta, el periodo de recuperación puede alargarse a una semana.

La apendicitis y el retorno a tu vida cotidiana

Para que la persona pueda volver a las actividades normales de su vida cotidiana, es prudente esperar 2 semanas. Se sugiere así mismo esperar al menos 4 semanas, antes de realizar actividades de esfuerzo físico. Es importante además tener una dieta controlada y libre de excesos, dejando de lado la comida ultraprocesada.

Es probable incluso que durante el periodo de recuperación final, se vuelvan a presentar problemas como hinchazón, vómitos o fiebre. En dichos casos es seguro que la persona haya tenido una complicación y se haya producido una infección en la zona abdominal. En una situación así, es necesario acudir al médico de inmediato.

Actualmente se dice que una alternativa para evitar la apendicitis es a través del consumo de fibra. Ya que es precisamente la fibra la que permite que las heces sean mucho más blandas, evitando así que las heces duras provoquen la infección estomacal.