Como cuidar tu salud visual

La función del ojo es transformar en impulsos eléctricos los rayos luminosos que proceden de aquellos objetos que se encuentran en el mundo exterior, y conducirlos al cerebro. La mitad de la información recibida del entorno nos llega a través de nuestros ojos.

¿Cómo funciona el ojo?

La luz entra en el ojo y ésta atraviesa la córnea. Esta parte transparente y externa del ojo hace es curva, por lo que los rayos al pasar por ella se desvían para que la luz pase hasta el cristalino desde la pupila. La cantidad de luz que entra está regulada por el iris y los músculos ciliares que hacen que la pupila, al estar expuesta a la luz excesiva o insuficiente, se contraiga o dilate.

Composición del ojo

En definitiva, la luz al entrar impacta sobre el cristalino que hace que se refracte y alcance la retina. La luz es convertida en energía eléctrica por la retina y de ahí pasa al tronco encefálico a través del nervio óptico hasta llegar al lóbulo occipital y convertirse en imagen.

Enfermedades del ojo

Existen numerosas enfermedades relacionadas con el ojo, como La Disfunción de las Glándulas de Meibomo (DGM). La DGM es una de las enfermedades del ojo que provoca orzuelos y sequedad ocular, entre otros problemas. Para tratar esta patología se debe aplicar calor al párpado y después hacer un masaje palpebral.

El calor ayuda a que las secreciones obstruidas en las glándulas de los párpados se fluidifiquen. Tras la aplicación de calor, el masaje ayuda a que las secreciones fluidificadas se liberen.

Entre las enfermedades más comunes nos encontramos con:

  • Cataratas: Es como si el cristalino tuviera una nube que se crea cuando se aglutinan las proteínas en esta zona.
  • Glaucoma: La presión intraocular daña al nervio óptico y esto provoca el glaucoma.
  • Degeneración macular: Su característica principal es la pérdida de visión central causada por el daño en la mácula.
  • Retinopatía diabética: En este caso crecen de manera anormal los vasos sanguíneos y afecta a los diabéticos. Puede provocar el desprencimiento de retina y la consecuente ceguera.

¿Cómo cuidar tu salud visual?

Uno de los pasos más sencillos para tener unos ojos sanos es cuidar la alimentación. Existen una serie de alimentos que contienen minerales y vitaminas beneficiosos para tu salud visual. Tanto la vitamina A, como los alimentos que contengan antioxidantes, vitaminas C y E, luteína, zinc, ácidos grasos omega 3 y zeaxantina, son buenos para los ojos y su bienestar.

La correcta alimentación e hidratación, así como deshacerse del alcohol y el tabaco, ayudan a prevenir y mantener la salud visual.

Consejos alimentarios para cuidar tu vista

  • Consumir hojas verdes: Alimentos como las espinacas, el brócoli, la col, las acelgas y los berros, contienen grandes cantidades de zeaxantina y luteína. Éstos son pigmentos carotenoides situados en el centro de la retina. Nos permiten disfrutar de una visión de alta definición gracias a la gran densidad de fotoreceptores. Cumplen con una función antioxidante y de esta manera evitan que los radicales libres dañen los tejidos oculares.
  • Alimentos con Omega 3: El pescado es una gran fuente de omega 3, sobre todo el salmón, el atún, las sardinas y la trucha. Estos ácido grasos son buenos para que la parte central de la retina (llamada mácula) no se inflame ni degenere. También ayudan a combatir la sequedad ocular que suele darse en las mujeres que sufren de trastornos hormonales.
  • La vitamina C: Se encuentra sobre todo en los alimentos cítricos, así como en la guayaba, las fresas, los pimientos o el brócoli. Es un antioxidante que ayuda a reducir cualquier daño que pueda sufrir la mácula por culpa de la oxidación.
  • La vitamina E: La encontramos en las almendras, en las semillas de girasol o en el germen de trigo. Actúa también como antioxidante y protege a las células del daño que causan los radicales libres.
  • Añade zinc a tu alimentación: Las semillas de calabaza, las ostras, los cacahuetes, las lentejas y el ajo son algunos de los alimentos ricos en zinc. Este nutriente es fundamental para que el organismo transporte, absorba, y utilice la vitamina A. Su deficiencia puede causar ceguera nocturna o que el ojo no sea capaz de adaptarse a la oscuridad.
  • Antocianinas, selenio y flavonoides: Estos elementos están relacionados con los problemas oculares. El selenio es un antioxidante que se encuentra en las ostras, el pescado y las nueces. Las antocianinas están en alimentos como las fresas, moras, cerezas y frambuesas. Mientras que los flavanoides se encuentran en el chocolate.

El día mundial de la vista

El Día Mundial de la Vista (WSD en inglés) se celebra cada año el segundo jueves de octubre, para centrar la atención del planeta sobre la ceguera y la discapacidad visual. El 2012 fue el primer año del plan de acción mundial de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y la Agencia Internacional para la Prevención de la Ceguera (IAPB por sus siglas en inglés) anima a sus miembros y socios a continuar con su misión central: “La salud universal de los ojos”

En el Día Mundial de la Vista, los miembros de la IAPB trabajan juntos para:

  • Aumentar la conciencia pública sobre la ceguera y la vista deteriorada como los principales problemas de salud pública internacional.
  • Influir sobre los gobiernos y ministerios de Salud para participar y designar fondos para los programas nacionales de prevención de la ceguera.
  • Educar al público sobre la prevención de la ceguera, así como sobre el programa VISION 2020 y para generar apoyo a las actividades de este programa.

Datos Mundiales

  • Aproximadamente 285 millones de personas en el mundo viven con visión baja y ceguera.
  • De estas, 39 millones son ciegas y 246 millones tienen discapacidad visual moderada o grave.
  • 90% de las personas ciegas viven en países de ingresos bajos.
  • Sin embargo, el 80% de la deficiencia visual es evitable – es decir, fácilmente tratable o prevenible.
  • Las restauraciones de la vista, y las estrategias de prevención de la ceguera son algunas de las intervenciones más efectivas en proporción a su costo en la atención sanitaria.
  • El número de personas ciegas por causas infecciosas se ha reducido notablemente en los últimos 20 años.
  • Se estima que hay unos 19 millones de niños con discapacidad visual.
  • Aproximadamente el 65% de las personas con discapacidad visual son mayores de 50 años, mientras que este grupo de edad es sólo el 20% de la población mundial.
  • El aumento de la población de edad avanzada en muchos países significa que más gente va a estar en riesgo de padecer defectos visuales relacionados con la edad.