cerrar
NATURALEZA

Calcula cuanto carbono generas en un viaje por tren o avión

Cuánto carbono generas en tu día a día. Esta es una de las preocupaciones del mundo actual de cara al cambio climático y el destino ecológico del planeta. La denominada huella de carbono es un concepto que hace referencia precisamente al nivel de contaminación que realizas al hacer uso de diversos productos, pero ante todo, a los diversos sistemas de transporte.

Los sistemas de transporte son una de las preocupaciones más frecuentes respecto al carbono generado. Aunque muchos medios de transporte hacen uso de energías renovables, otros continúan realizando consumo de energía eléctrica derivada por la industria del carbón u otros productos contaminantes.

Así que, en algunas ocasiones, aunque viajes en un tren que este viajando con energía eléctrica. El tipo de energía implementada se traduce también a una huella de carbono. Actualmente se tiene estimado que los aviones contaminan 7 veces más que los trenes, ya que son medios de transporte que hacen consumo de hidrocarburos.

El gobierno francés planea establecer una ley en contra de vuelos cortos

¿Quieres saber cuál es el nivel de huella de carbono que produces con tus viajes? En esta ocasión no te brindaremos una cifra exacta, ni un algoritmo a seguir, sino que te daremos una compilación de ideas claves para que tengas un panorama del impacto que se realiza a la naturaleza cada vez que viajas.

Te decimos que no te daremos una cifra exacta porque muchas de esas estimaciones son muy globales. Por ejemplo, un avión establece más kilogramos de CO2 que lo efectuado por un tren. Pero en ese tren, o en ese avión, viajan varias personas a la vez. A menos que cada vez que un avión partiera solo llevase a una única persona a su destino.

El cálculo se establece del carbono generado es siempre estadístico. Y actualmente se calcula teniendo en cuenta la duración que puede tener un viaje. El hecho de que la huella de carbono dejada por los aviones sea siete veces mayor a la de un tren, ha llevado al gobierno francés a establecer una nueva ley.

141 kilogramos de CO2 produce un vuelo de hora y cuarto

En Francia, tienen en mente dejar de efectuar vuelos que duren menos de dos horas y media. Ya que entre menor sea el tiempo de viaje, más consumo de hidrocarburos se realizaría. Si esta normativa se aplicará a España, los vuelos entre Madrid y Barcelona serían declarados extintos.

Un avión que realiza un viaje de hora y cuarto de tiempo, genera 141 kilogramos de CO2. Si se efectuará dicho viaje en tres, el nivel se reduce a 18 kilogramos de CO2. Un viaje entre Barcelona y Almería llega a durar unas tres horas si te desplazas en tren, generando solo 15 kilogramos de CO2. Si realizas el vuelo, éste solo tardaría 60 minutos, pero implicaría una producción de 120 kilogramos de CO2.

De esto se puede deducir entonces que prácticamente una hora de viaje entren solo produce 1 kilogramo de CO2. En cambio, un vuelo ofrece necesariamente el consumo de 7 kilogramos. Pero entre más aviones se necesiten para dar cobertura a los pasajeros, mayor es el carbón generado a nivel mundial.

En los viajes en tren la relación es de 1 kilogramo de CO2 por hora

De ahí que la normativa que propone Francia, es permitir que los aeropuertos no estén saturados de viajeros. Entre mayores son las escalas entre un punto y otro, mayores son los aviones que son utilizados para establecer el horario de viajes. El consumo de este medio de transporte se eleva más y más.

De hecho, la razón principal razón de porque las aeronaves contaminan más cuando se habla de viajes cortos, se debe a todo el consumo de carburantes que se efectúa durante el aterrizaje, y ante todo, durante el despeje. Se trata de un consumo extra a considerar.

Los ejemplos abundan. Las comparaciones siguen siendo igual de descabelladas y evidentemente viajar en tren es la mejor solución para el planeta, pero no la más efectiva en materia de movilidad. Estamos acostumbrados a una era donde las largas distancias son superadas en tiempo record.

Las aerolíneas manejan un mercado más accesible y cómodo

Todo el tema de la huella de carbono generado, viene a generar polémica en relación al campo de los impuestos. Tal como lo afirma Adrián Fernández, quien trabaja para la organización de Greenpeace, el sector de los vuelos aéreos tiene unos privilegios que no cuentan los trenes.

Se habla por ejemplo, el pago de los impuestos de los carburantes, los pagos de compensaciones por emisiones y también la fiscalidad que se le hace a este sector. En la Unión Europea, la mayoría de las aerolíneas pagan un impuesto del IVA equivalente al 10%.

En cambio, en lo referente al os trenes, los coches y los buses los impuestos del IVA sobre los carburantes son más altos. La aviación tiene eso a su favor y eso se ve reflejado en las tarifas de vuelos aéreos, que hoy en día resultan tan económicas.