6 ideas para frenar el cambio climático desde casa

El cambio climático es un fenómeno que preocupa a la mayoría de personas en todo el mundo. Son pocos los que se atreven a mantenerse ignorantes frente a lo que representa esta realidad. Un fenómeno que de no ser afrontando responsablemente, está a punto de desequilibrar por completo nuestro ecosistema y dar extinción a la especie humana.

Las empresas y los gobiernos no parecen querer tomar acción frente a esta situación. El consumo de hidrocarburos aumenta, la acumulación de basura se intensifica y actividades como la explotación minera también aportan a que las aguas se contaminen, los bosques se destruyan y la capa de ozono sea alterada.

Aún así, no dejan de existir estrategias y nuevas ideas para afrontar el cambio climático. Son muchos los emprendedores que están creando soluciones como materiales reciclables para evitar el consumo de plástico y contaminar menos el planeta. Pero, ¿qué puedes hacer tú para afrontar el cambio climático?

En este artículo conocerás algunas de las soluciones a las que puedes acudir, para aportar tu granito de arena frente a esta problemática.

No acelerar el crecimiento económico

De manera indiscreta, tu actividad económica afecta al mundo. Entre más consumes, más productos tienen que fabricarse y más basura se genera. No se trata entonces de dejar de comer o comprar, pero sí el ser más moderado con tus compras, adquiriendo lo que sí es necesario.

Es una de las soluciones un poco más complicadas de asimilar, porque estás acostumbrado a comprar y comprar, como si el mundo fuese tuyo. Lo cierto es que entre más consumes, más impacto se genera en el medioambiente, por la misma actividad que realizan las empresas para respaldar tus gustos y estilo de vida.

Pensar en los productos locales

Ahora bien, de la mano al concepto del consumo tienes que considerar que existen muchos productos importados en tu país. Esta importación supone un gasto adicional para la huella de carbono, tal como lo es el uso de barcos, medios de transporte y materiales de cargas.

Si compraras tus productos locales, descartando aquellos que vienen del exterior, potencias la economía de tu país y al mismo tiempo se reduce el impacto de la gestión extranjera. Algo muy sutil pero que tiene una gran importancia.

El transporte público

El uso de bicicletas y transporte público también representa una de las estrategias para afrontar el cambio climático. Si eres de los que utiliza tu auto para ir al supermercado a medio kilometro de tu casa, tienes que saber que dicho uso aporta al uso de hidrocarburos.

La idea aquí es que aprendas a utilizar los recursos que menos impacto generan al medio ambiente, reduciendo así la huella de carbono que aportas al planeta.

El trabajo

Esta es otra de las ideas que podrías considerar alocadas, pero simplemente representa el modo en que tu voluntad y que hacer afecta al planeta. Si tuvieses que esforzarte menos y trabajar menos, la huella de carbono se reduciría. No tendrías que usar tu auto ni el transporte público.

Además, tendrías más tiempo para cocinar en casa, evitando realizar consumo en centros comerciales y restaurantes. Esta es una idea que se están plasmando desde ya algunos gobiernos del mundo. Reducir la actividad laboral para que la vida del ser humano sea más modesta.

Los avances tecnológicos

Hoy en día contamos con grandes cambios tecnológicos, tal como lo es la energía eléctrica, que empieza a sustituir el consumo de hidrocarburos. La estrategia a seguir aquí es realizar dicho cambio tecnológico ahora mismo y enfocarse en saber usar estas tecnologías.

Si el recurso actual es el eléctrico, desenchufar entonces tus aparatos eléctricos tras ser usados o cuando la batería ya este cargada, son tu responsabilidad. El hecho de que exista una sustitución frente a las baterías de toda la vida o el que se acceda a energías renovables, no quiere decir que debamos de abusar de estas nuevas ideas y/o soluciones.

Cuidar la naturaleza

Y por supuesto, una de las ideas más fundamentales para afrontar el cambio climático es aprender a valorar lo que es la misma naturaleza. Es hora de dedicarle tiempo a plantar ese árbol que aportará a la salud del planeta. Si van a devastar todo un bosque en tu ciudad para construir un centro comercial, al menos lucha por hacerte oír con una campaña en Change.org.

Pueden que tu campaña no revolucione el mundo, pero si generará el compromiso de que hay que luchar por lo que es nuestro y que a largo plazo no vamos a vivir de las calles de cemento y el papel moneda. Lucha como puedas porque el agua se mantenga limpia, evita dejar basuras en los campos y piensa en ideas que puedan permitirle a la naturaleza prosperar.